sábado, 17 de junio de 2017

Bronca

Supongo que se habrán enterado por las noticias que esta semana el gobierno decidió quitar las pensiones no contributivas a las personas discapacitadas. Pusieron un montón de excusas absurdas, increíbles e inverosímiles. Que "no lo necesitan". Que "si quieren pueden trabajar". Que "tienen familiares solventes que pueden mantenerlos". Que "son trámites truchos realizados en el gobierno anterior". Después de una movilización donde muchas familias afectadas salieron a reclamar, se decidió dar marcha atrás con esta decisión

Me parece más que obvio que, si se comprueba que la persona que está cobrando dicha pensión NO es discapacitada, se le suspenda el beneficio. Pero lo que hicieron fue suspender los pagos de personas que SI son discapacitadas y que necesitan esta pensión, no sólo para vivir, sino también para acceder a la cobertura de salud que tanto necesitan. 

A esta altura no debería sorprenderme la falta de empatía de un político sobre las necesidades de personas discapacitadas y de sus familias. Lo que me sorprende es que teniendo una vicepresidenta discapacitada, ella no haya demostrado tener ningún tipo de empatía. Pero evidentemente ella nunca necesitó una pensión para vivir.

Podría explayarme demasiado sobre lo mal que esta quitarle una pensión a un discapacitado y a su familia. Pero mejor dejo que ellos hablen, o mejor dicho, canten por mí. Ellos expresan muy bien lo que que sentimos muchos. Sentimos bronca, mucha bronca. 




sábado, 10 de junio de 2017

La vida da pelea

Después de la "mamá nevera" (Gracias Leo Kanner, mientras quede algún troglodita que siga pensando que el autismo es culpa nuestra te seguiremos odiando) y la "mamá cocodrilo", llega la "mamá bolsa de boxeo". Consiste en que todo el mundo cree que TODO es tu culpa y merecés ser castigada (aclaro que no estoy haciendo ninguna alusión a fetiches sexuales ni nada por el estilo). 
Todo el mundo cree que tiene derecho a agredirte.

  • Te agreden los conspiranoicos: "Vos dañaste a la inocente criatura con vacunas llenas de metales pesados". -Directo al corazón-
  • Te agreden las docentes: "No estamos preparadas para tener a estos chicos en el aula" -Hook al estómago-
  • Te agreden los terapeutas: "Vos lo malcriás, si no habla es por tu culpa".       -Golpe no reglamentario. Protestás, el arbitro no te escucha-
  • Te vuelven a agredir las docentes: "¿Todavía no lo conseguiste maestra integradora?. A ver si nos ponemos las pilas mami" -Cross a la mandíbula-
  • Te agreden en la obra social: "no cubrimos el Ados, ni el Adir, ni el asesoramiento psicológico a padres" -Jab de izquierda-
  • Te gritan en el subte porque piensan que te estás colando sin pagar cuando tenés el pase de transporte. -Gancho-
Hay noches que después de todo esto sólo tenes ganas de llorar. Hay gente que te hace sentir que las madres que matan a sus hijos son mejores madres que vos. Gente ignorante, malintencionada y que habla porque el aire es gratis, va a haber siempre. Es cierto que si nos peleamos con todos gastamos energía inútilmente, pero no voy a permitir que nadie me falta el respeto. No voy a buscar pelea, pero sí voy a defenderme. 

Y ya que en la vida vamos a recibir tantos golpes, oigamos un mensaje de un boxeador con experiencia para que nos ayude a saber qué hacer. 



sábado, 3 de junio de 2017

Un propósito más grande que yo

Desde hace varios años me metí en el mundo emprendedor. Leí todos los libros que pude, hice cursos, asistí a eventos, y fuí probando una idea tras otra sin lograr alcanzar mis objetivos con ninguna. Tengo que confesar que a la primera dificultad con mis ideas anteriores yo me desilusionaba y terminaba abandonando. 

Pero ahora hay algo que es completamente diferente. Cuando empecé este blog mi idea original era que trate sobre tejido y pastelería, pero de a poco fui modificando mi proyecto para incorporar mis experiencias como mamá de una nena con autismo, y ahora la idea que tengo es unificar ambas cosas para hacer una línea de juguetes artesanales para chicos con problemas de aprendizaje. Porque lo que le puede ser útil a mi hija, le puede servir a muchos otros chicos. 

Ahora sé que esta idea no la voy a abandonar, porque tengo un propósito, y siento que es más grande que yo, así que espero estar a la altura del desafío. Sé que me esperan meses de trabajo intenso para alcanzar mis objetivos, pero también sé que va a valer el esfuerzo.