sábado, 23 de septiembre de 2017

Educación no inclusiva

Debido a los hechos recientes sobre la discriminación hacia un chico con Asperger, se habló mucho en los medios y en las redes sociales sobre inclusión en la educación. Laura tiene la suerte de estar en una escuela inclusiva. Muchos chicos no la tienen. A muchas mamás les niegan la vacante, o les ponen trabas para que ingrese la APND (Acompañante Personal no Docente), o no permiten el ingreso del chico a la escuela sin APND, o no le permiten participar en actividades que sus compañeros realizan y los aíslan del grupo. A una mamá llegaron a pedirle DOS acompañantes adultos para que su hijo pueda participar de una excursión. Y esto es solo un breve y triste resumen de los obstáculos que ponen algunas escuelas para escolarizar a chicos con discapacidad. 

La escuela debería admitir alumnos con discapacidad, pero en muchas ocasiones no lo hace. A los alumnos con discapacidad se les niegan las vacantes, incluso en escuelas del Estado. En las escuelas especiales para chicos con discapacidad puede haber listas de espera de hasta 2 años o incluso más. La educación es un derecho, y las escuelas no nos están haciendo un favor al recibir a nuestros hijos (Creo que la frase es de Alexia Rattazzi).

Los docentes deberían estar preparados para tener a estos alumnos en sus aulas, pero no lo están. No los quieren tener en sus aulas porque no saben qué hacer con ellos. (Aclaro que son chicos y no extraterrestres) Y aunque es derecho del alumno con discapacidad tener su acompañante personal no docente (APND) y una maestra integradora que adecúe el currículum educativo a sus capacidades, esto pocas veces se cumple como debería. 

El Estado debería supervisar que las leyes educativas se cumplan, y en caso contrario, aplicar las sanciones correspondientes. No lo hace. El Estado no supervisa que las leyes se cumplan y tampoco sanciona a las instituciones que no respetan las leyes educativas ni los derechos de los niños de recibir una educación inclusiva que no los abandone ni los deje fuera del sistema. 

Conclusión: El sistema falla en todos los sectores: La escuela, los docentes y el Estado. ¿Qué podemos hacer ante esta situación? Ejercer nuestros derechos y hacer valer los derechos de nuestros hijos. Hacer las denuncias correspondientes cuando el sistema falla y no nos da el lugar que nos corresponde. Pueden pensar que es inútil, pero si todos pensaran igual, si nadie hace nada, todo seguirá igual. Todos tenemos que poner nuestra parte para poner en marcha el cambio donde y cuando sea necesario. No digo que sea fácil, porque no lo es. Pero es nuestra responsabilidad ser parte del cambio. 

0 comentarios:

Publicar un comentario