sábado, 16 de septiembre de 2017

Jugar sin prejuicios

El jueves 7 de Septiembre asistí al Taller de Crianza del Programa Familias a la EscuelaEs un programa dirigido a las familias de los niños y niñas de 45 días a 5 años que asisten a las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires. En los talleres se brindan contenidos de interés para los padres (o cualquier familiar que pueda asistir) y también apuntan a que los adultos que no terminaron sus estudios lo puedan hacer si lo desean. 

La psicóloga que dio el taller habló, entre otros temas, sobre los juguetes y los estereotipos de género. Hizo énfasis en que no hay juegos o juguetes "de varón" o "de nena". Yo creí que eso era bastante obvio. Laura tiene más autos que muñecas, no por elección mía sino de ella, y eso nunca me preocupó. Pero había dos mamás que mostraron su preocupación por la conducta de sus hijos. Una mamá se preocupaba porque a su hija le gustan los dibujos animados de Spiderman. A otra mamá le preocupaba que su hijo jugara con el cochecito de de la muñeca de sus vecinas. 

Me di cuenta que todavía quedan muchos prejuicios por derribar. La psicóloga les aclaró que no había nada de malo en que los chicos tengan preferencia por juegos o juguetes que ellas consideran que no están orientados a su género. El juego es fundamental para el desarrollo de todos los chicos. Ningún juego ni juguete determina la orientación sexual de una persona. Pero sí pueden ayudar a educar en prejuicios que una vez establecidos y arraigados serán muy difíciles de erradicar. Si los encasillamos desde pequeños, les quitaremos opciones para crecer y desarrollarse. Todos los chicos necesitan jugar para explorar y conocer el mundo que nos rodea. No les quitemos opciones.





0 comentarios:

Publicar un comentario