viernes, 18 de mayo de 2018

Vendedores de ilusiones










La nota que salió en el diario La Nación sobre autismo del pasado 8 de mayo me pareció casi tan sensacionalista como la de esta tira de Bunsen. Primero se titulaba "Como curé el autismo de mi hija cocinando". No sé si se dieron cuenta que esto era una burrada o recibieron tantas quejas por las redes sociales, que optaron por cambiar el titulo de la nota a "Como mi hija se recuperó del autismo cuando cambié su comida". Me inclino por la segunda opción. Porque si se hubieran dado cuenta de eso, también tendrían que haber cambiado la nota completa.

Si alguien que no sabe nada sobre autismo lee esta nota, va a pensar que yo no quiero "curar" a mi hija porque no hago el esfuerzo de ponerla a dieta. 

Lo cierto es que no hay evidencias científicas que avalen la dieta sin gluten y sin caseína para personas con TEA. En la nota de La Nación menciona que Maia tenía problemas intestinales, que si pueden haber mejorado gracias a la dieta. Pero muchos chicos con TEA tienen desórdenes sensoriales que hacen que su alimentación sea muy limitada. Si yo le impido comer a Laura todo lo que prohíben en la dieta, y si a eso le sumamos todo lo que ella no come porque no quiere (y no la puedo obligar) su alimentación se reduciría a bananas, manzanas, carne y agua. Y eso en vez de mejorar su calidad de vida, la empeoraría. 

Podría escribir algo bastante extenso para tratar de refutar todos y cada uno de los conceptos que están equivocados en la nota de La Nación, pero creo que no lo haría ni la mitad de bien de lo que ya lo hizo Alejandro Turner en su página de Facebook.

Lo único que me quedó claro al leer la nota de La Nación es que es una publicidad encubierta. Si a una familia que le dieron el diagnóstico recientemente le prometen una cura milagrosa del autismo, van a ir corriendo a comprar el libro de recetas de la mamá de la nena que se "curó", van a hacer sus cursos de biomedicina, y le van a dar toda su plata con tal de "curar" a su hijo.

El autismo no se cura, se trata. Y el abordaje biomédico sólo es uno de los enfoques que se pueden realizar, pero de ninguna manera reemplaza las terapias que ya está probado que dan resultados positivos mejorando la calidad de vida de la persona con TEA y la de su familia. No digo que está mal hacer una dieta saludable. Lo que está mal es venderle ilusiones a la gente. 


Para seguir leyendo
El autismo no se cura con la dieta
El autismo no necesita magos, el autismo necesita seriedad
¿Son realmente válidas las dietas libres de gluten y caseína en el autismo?

0 comentarios:

Publicar un comentario