martes, 19 de junio de 2018

Podemos pensar distinto


Desde que se empezó a debatir sobre la ley del aborto en el Congreso, gané algunas amigas y perdí otras. Personas que creí que eran mis amigas dejaron de serlo, y no por decisión mía. Defender mis convicciones me alejó de gente que quiero y que yo no tenía intención de alejar de mi vida.

Tuve que cambiar mi foto de perfil en facebook para volver a tener una neutral que evite generar odio sobre mí. Tuve que borrar todas la publicaciones que compartí defendiendo mi postura. Tuve que esconder lo que pienso y lo que siento. En facebook no solo tengo amistades, también tengo gente que admiro por su arte, por sus dibujos, por sus libros, por su talento. No quiero que me eliminen o que me bloqueen por no pensar igual. 

Pensé que viviendo en una democracia no iba a tener que censurarme, pero me equivoqué. Vivimos en una sociedad llena de odio. Ojalá pudiéramos pensar distinto sin agredirnos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario