sábado, 11 de febrero de 2017

Objetivos Difíciles

Hace tiempo estoy pensando en los dos objetivos que arrastro hace años y que aún no puedo lograr: Bajar de peso y tener un emprendimiento que me permita ganar dinero. Descubrí que cuando siento que fracaso en alcanzar un objetivo, estoy metida en un círculo vicioso: No consigo lo que quiero, me frustro, no tengo ganas de volver a intentarlo, pero aún lo deseo, vuelvo a fracasar y así continúa. 

Reflexionando sobre esto hice un descubrimiento interesante: cuando estoy en la fase de frustración, es cuando inconscientemente me autosaboteo. Cuando me siento deprimida y frustrada, como pésimo (total no bajo de peso) y me dedico a cualquier cosa en vez de ocuparme de hacer alguna tarea específica que me pueda ayudar a mejorar mi emprendimiento (total no funciona). 

Este es el momento de hacer una pequeña modificación a nuestro objetivo: Dividir el objetivo grande (bajar 10 kilos) en objetivos más pequeños que me acerquen un paso (Sí, ¡sólo un paso!) a la meta que deseo. (voy a comenzar un programa de ejercicios y lo voy a cumplir todos los días). Y si cumplimos ese objetivo pequeño, hay que festejar por el logro cumplido (¡sin autosabotaje!), y pasar a otro objetivo que nos acerque otro paso más. Puede parecer que no estamos avanzando, pero si somos constantes obtendremos los resultados que deseamos. Y si no es así, será necesario volver a evaluar nuestros pasos, corregir el rumbo, y avanzar el la dirección correcta hacia la meta. 


0 comentarios:

Publicar un comentario