sábado, 27 de enero de 2018

Como les cortamos las uñas

Poder cortarle las uñas a un nene o a una nena con TEA es todo un desafío. El desorden sensorial hace que para ellos esto sea algo muy difícil de tolerar. Yo siempre usé la tijerita de cortar uñas para bebés. Al principio sólo podía cortárselas si estaba dormida, pero si despertaba no había manera, ni agarrándola entre mi esposo y yo.

Traté que se vaya acostumbrando de a poco, mostrándole la tijera, mostrándole como yo me cortaba las uñas, para que vaya perdiendo el miedo. Aunque no le gustaba, me empezó a dejar cortarle las uñas de las manos, pero las de los pies no. Y ahora ya se acostumbró y me deja cortarle todas las uñas sin problemas. Pero siempre busco que sea un momento que esté tranquila y bien predispuesta. Si esta nerviosa no es el mejor momento para hacerlo.

Mi hermana consiguió cortarle las uñas a mi sobrina si también accedía a pintarselas (a algunas nenas neurotípicas tampoco les gusta cortarse las uñas). Otra opción es un ejercicio de motricidad fina que consiste en hacer que dibujen el contorno de su mano en un papel, cortarlo y dibujar unas uñas sobre los dedos que ellos luego podrán cortar con un alicate o con una tijera si la pueden manejar, siempre bajo la supervisión de un adulto. Así tomándolo como un juego, le perderán el miedo a cortarse luego las uñas.


Si aún probando estas opciones no es posible cortarle las uñas es mejor consultar con su Terapeuta Ocupacional que para que les facilite otras herramientas que hagan más sencilla esta tarea.

0 comentarios:

Publicar un comentario